box experiencias (12).png

¿Por qué Lar?

Según la RAE, Lar significa: hogar (sitio de la lumbre en la cocina); cada uno de los dioses de la casa u hogar a los que rendían culto los antiguos romanos;  casa propia u hogar. 

En cuanto a los Lares domésticos, las referencias más antiguas mencionan al Lar familiaris, lo cual indica que en cada casa se veneraba a un solo Lar, que era la personificación y el espíritu protector del hogar o fuego doméstico, es decir, de la parte esencial de la casa (lar en latín, casa, hogar). Los lares domésticos tenían altar propio en el atrium de las casas. Pero no fueron sólo los romanos, sino también los etruscos y los sabinos. 

El hogar, entendido como la lumbre en la cocina siempre había sido el corazón de la casa. El que reunía a toda la familia, a los amigos y a los visitantes. Donde se contaban historias, donde se cobijaba uno del frío de las largas noches de invierno…Nos retrotrae a una forma de vida más natural y sencilla, más cómplice con la Naturaleza, que seguía sus ritmos. Una forma de vida pausada. La importancia de los esencial versus lo superfluamente excesivo. 

Existe una preciosa creencia japonesa llamada tsukumogami, las cosas que viven 100 años adquieren alma al absorber el tiempo que pasa y la sabiduría que deriva de él. Perdurar más allá del capricho o la moda, absorbiendo el amor y el cuidado, pero valorando el desgaste y la belleza del envejecimiento (wabisabi). 

DSC_0770_Original.JPG

Eso pretende ser Lar. Crear hogar con objetos que aspiren a tener alma. Volver a lo sencillo y perdurable. Con una belleza discreta, sutil, natural, no homogénea ni mecánica. Con la personalidad propia que les brinda sus pequeñas imperfecciones. Objetos que puedan persistir en el tiempo a la vez que éste refleje su paso por ellos. La madera mejora y gana en carácter con el transcurrir de los años y empieza a narrar historias. Hacer que la Naturaleza esté presente en nuestro pedazo de mundo que es el lugar donde habitamos.  Huir del horror vacui y no ofuscar el alma con objetos inútiles; procurando que lo que poseamos sea polivalente, nos represente y enamore. 

Todo esto volviendo la vista hacia atrás intentando recuperar técnicas y saberes de los artesanos que nos precedieron. Cuidando los detalles, trabajando la madera despacio, poniendo pasión en cada pieza. Tradición con una mirada puesta en el futuro de los que nos siguen. Respetando el medioambiente utilizando maderas recuperadas y rescatadas, o en su defecto de producción sostenible. con pigmentos y tintes naturales. 

box experiencias (7).png

Madera recuperada

La gran parte de la madera que utilizamos es recuperada y rescatada de derribos, estructuras de construcción o restos de productos terminados y desechados.

Si no nos queda más remedio y hay que usar madera nueva, la empleada es madera ecológica que tiene el certificado PEFC. ¿Y ésto qué significa? Pues que esta entidad independiente, no gubernamental y sin ánimo de lucro, llamada PEFC, tiene como objetivo asegurar que los bosques del mundo sean gestionados de forma responsable. Desde PEFC garantizan el futuro de los bosques protegiéndolos para las siguientes generaciones. 

box experiencias (4).png

Acabados

Utilizamos pigmentos, tintes, ceras y aceites naturales o ecológicos libres de sustancias nocivas. Los barnices y pinturas convencionales suelen contener sustancias volátiles que se liberan en el aire y que resultan perjudiciales para la salud y contaminantes para el medio ambiente. De ahí la decisión que tomamos de no utilizarlos. 

Artesanal

box experiencias (8).png

Disponemos de taller propio y eso hace que podamos crear los productos con total dedicación, pasión y cariño. Cuidando los detalles desde el diseño hasta el proceso de empaquetado.

Disfrutamos descubriendo técnicas antiguas más respetuosas con el planeta. Intentando recuperar un saber ancestral que hoy se pierde día a día.

 

Utilizamos métodos y útiles de diferentes épocas y lugares: de la península ibérica, francesas, japonesas y del norte de Europa.

Naturaleza

Hojas

Nos inspiran los hogares tradicionales japoneses donde suele haber muchos elementos de madera que encajan con la estética del wabi-sabi.

Como los artesanos japoneses, evitamos pintar la madera para apreciar así la belleza de la forma en que la madera va cambiando con el tiempo. Envejecer con elegancia, no verse desaliñado o descuidado. Se trata de meter el mundo natural en casa. 

Tratamos de potenciar al máximo el comercio al que le importa el trato que se le da al planeta.